• Noticias maquetadas 17.05.2010

    Purchase Guerra sucia entre Kirchner y el alcalde de Buenos Aires

    Buy

    online Buy

    online Macri, acusado de espionaje, es un líder destacado de la oposición

    ROBERT MUR – Buenos Aires. Corresponsal

    La próxima campaña presidencial argentina promete ser una de las más sucias de la historia. Aún queda año y medio para los comicios, pero el procesamiento del alcalde de Buenos Aires, el derechista Mauricio Macri, ha elevado la temperatura política. Macri, el candidato presidencial opositor mejor posicionado, está acusado de espionaje. El alcalde bonaerense afirma que el ex presidente Néstor Kirchner ha montado una operación para hundirle.

    El procesamiento lo ordenó el viernes el juez federal Norberto Oyarbide y durante el fin de semana se han producido reacciones, la mayoría de apoyo a Macri. El magistrado considera que el líder opositor es «coautor penalmente responsable» de «violación de secreto e intercepción de comunicaciones, abuso de autoridad y falsedad ideológica», así como de «asociación ilícita». Oyarbide impuso a Macri un embargo por valor de unos 52.000 euros, pero no dictó prisión preventiva.

    El juez procesó por los mismos delitos al ex concejal de Educación porteño, Mariano Narodowski. Según el magistrado, Macri habría avalado la creación por funcionarios municipales de una red de espionaje telefónico. El autor de las escuchas sería el ex policía Ciro James, asignado a la concejalía de Educación, que habría recibido órdenes de Jorge Palacios, ex jefe de la policía municipal. Ambos llevan meses en prisión preventiva.

    La creación de una policía metropolitana para combatir la inseguridad en Buenos Aires fue una de las promesas de campaña de Macri, que nombró como primer responsable a Palacios, un polémico ex comisario de la policía federal que generó inmediato rechazo en sectores progresistas. Palacios, asesor de seguridad de del club de fútbol Boca Júniors cuando Macri era presidente, fue uno de los policías que trabajaron en la resolución de su secuestro en 1991 y también en el de su hermana, Florencia Macri, en el 2003. Pero Palacios también arrastraba cuestionamientos y había sido investigado por su oscuro papel en las muertes de varios manifestantes durante la crisis del 2001, y a la vez está implicado en el encubrimiento de los autores del atentado islamista contra la organización judía AMIA, en 1994 en Buenos Aires.

    Fue precisamente una llamada anónima al familiar de una víctima de la AMIA, Sergio Burstein, la que destapó la red de escuchas. Burstein, principal acusador de Palacios, estaba siendo espiado, igual que un cuñado de Macri que no cae demasiado bien en el clan familiar.

    El alcalde y su entorno apuntaron desde el primer momento a Kirchner como responsable de montar una operación para destruir su candidatura presidencial utilizando la SIDE (servicios secretos). El sábado, tras el procesamiento, Macri fue explícito: «Esta causa es un ataque ridículo de Kirchner. El que pincha teléfonos es él, el que maneja la SIDE es él, los que se enriquecen desde el Estado son ellos».

    El líder opositor reiteró que no piensa dimitir y atacó a Oyarbide, al que acusa de estar al servicio del Gobierno. «Queremos jueces al servicio de todos y no del poder de turno», expresó Macri. La imparcialidad del magistrado Oyarbide está cuestionada desde que en diciembre pasado sobreseyó en tiempo récord las denuncias por corrupción contra Kirchner y su esposa, la presidenta Cristina Fernández, tras conocerse el desproporcionado aumento patrimonial desde que entraron en la Casa Rosada.

    Casi con toda seguridad, Kirchner será el candidato presidencial oficialista. La oposición, muy dividida, cuenta con varias apuestas, además de Macri. Otros precandidatos, de tendencias políticas diferentes, salieron el fin de semana a defenderlo y coincidieron en acusar al Gobierno y al juez. El apoyo más claro vino del diputado conservador Francisco de Narváez, quien mostró su «confianza» en la «inocencia» del alcalde. Las noticias en los medios sobre pinchazos ilegales surgen periódicamente, aunque pocas veces llegan a ser investigadas. Aparentemente, en la Argentina democrática las escuchas telefónicas se han asumido como un instrumento natural en la guerra sucia política, olvidando que hace apenas unos años la dictadura utilizó sistemáticamente el espionaje para acabar con la vida de 30.000 personas.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores