• Noticias maquetadas 12.05.2010

    E. S. / online Londres, Corresponsal

    Purchase

    Cinco ministros liberal demócratas y dos pesos pesados conservadores

    Cameron dejará fuera a parte de su equipo para hacer hueco a los hombres de Clegg

    David Cameron es el duodécimo primer ministro de Isabel II. Pero ejercerá su responsabilidad de una manera muy diferente a todos los demás. La gran diferencia es que en torno a su mesa se sentarán ministros que militan en un partido que no es el suyo. Un detalle revolucionario en un país acostumbrado a los gobiernos de un solo color.

    Al líder conservador le habría gustado lograr una victoria holgada en las generales del jueves. Pero la política es el arte de lo posible y Cameron debe vivir ahora con lo que ha logrado: un triunfo por la mínima que le obliga a pactar para gobernar.

    El primer instinto de los conservadores era hacerlo en minoría, ayudados por los apoyos puntuales de los partidos pequeños y libres para intentar aprobar su programa en su integridad. Sin embargo, Cameron optó por una opción distinta: intentar construir un Ejecutivo fuerte de la mano de los liberal demócratas de Nick Clegg.

    Al principio, su decisión provocó pavor en el ala derecha de su partido, que considera a los liberales un catálogo de advenedizos sin fuste ni experiencia suficiente para gobernar. Sin embargo, Cameron se ha ido ganando el respaldo de la vieja guardia. En parte gracias a la presencia en las negociaciones de William Hague y en parte porque al menos de la mitad de los diputados tories son jóvenes recién llegados a Westminster, que no están maleados y le deben el escaño a él.

    Purchase

    Así las cosas, le será más fácil vender el acuerdo a sus correligionarios. Aunque antes deberá deshacerse de buena parte de su propio equipo para hacer hueco a cinco ministros liberal demócratas.

    Cameron dejará fuera del Gobierno a muchos de sus colaboradores. Un extremo especialmente doloroso en un partido que ha estado lejos del poder durante 13 años y que se dispone a gobernar en coalición al menos durante otros cinco.

    Nick Clegg será viceprimer ministro. Pero los conservadores mantendrán los dos puestos con más peso específico del Gobierno: los de Economía y Exteriores. El primero lo ocupará el responsable económico conservador, George Osborne, discutido durante la campaña por su inexperiencia económica y al que Cameron pese a todo no ha querido renunciar. El segundo será para William Hague, que condujo a los conservadores a la derrota en 2001 y se ha reinventado ahora como líder moral del ala derecha del partido y lugarteniente leal de David Cameron.

    Queda por ver qué otras carteras asumirán los liberal demócratas. Se da por hecho que la de Educación será para David Laws, que negoció el acuerdo y cuyas ideas están en sintonía con las de los conservadores. Y también se da por hecho que se sentarán en el Consejo de Ministros Chris Huhne, Vince Cable y Danny Alexander y que habrá un empleo para el ex líder liberal Paddy Ashdown. Probablemente el de responsable del nuevo Consejo de Seguridad Nacional.

    Lo que nadie sabe es a qué miembros de su equipo se dispone a sacrificar el nuevo primer ministro. Por ahora, sólo tienen seguro el puesto Liam Fox -nuevo ministro de Defensa- y Andrew Lansley -nuevo ministro de Sanidad-. Los demás puestos están por decidir, pero presumiblemente habrá sitio para Michael Gove, Philip Hammond y Sayeeda Warsi. Tres personajes clave del entorno de Cameron.

    Pills
    Order

    Aún más interesante que la quiniela de los nombres son las concesiones políticas que han entrado en juego. Ayer se supo, por ejemplo, que los conservadores renunciarían a la supresión del impuesto de sucesiones y abrazarían en cambio la propuesta liberal de que ningún asalariado tribute en el IRPF por sus primeras 10.000 libras. El partido de Clegg ha aceptado suprimir su propuesta más polémica: la regularización de los inmigrantes sin papeles que tantos problemas le trajo a su líder en los debates electorales.

    Al margen de la reforma electoral y de las duras medidas económicas que aguardan al nuevo Gobierno, quizá el punto más relevante del acuerdo es el compromiso de mantener la coalición durante los próximos cinco años. Un plazo que permitirá tomar decisiones impopulares y que dará tranquilidad a los liberal demócratas, que no le tendrán miedo a un adelanto electoral.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores