• Noticias maquetadas 06.05.2010

    Order

    Sarkozy cumple tres años en el Elíseo con su capital político agotado

    La crisis económica y su manera de gobernar pasan factura al presidente francés

    LLUÍS URÍA – París. Corresponsal

    Cheap

    Nunca se había visto en Francia tanta confianza dilapidada en tan poco tiempo. Tres años después de ser elegido, el 6 de mayo del 2007, con el voto de 19 millones de franceses y una participación electoral récord (84%), Nicolas Sarkozy encara sus dos últimos años en el Elíseo con su capital político prácticamente agotado y una impopularidad sin parangón. Nunca ninguno de los tres presidentes de la República que le precedieron – Valéry Giscard d´Estaing, François Mitterrand y Jacques Chirac-merecieron juicios tan negativos. Así lo ha puesto de manifiesto un último sondeo de TNS Sofres para Le Monde,donde las opiniones negativas alcanzan al 69% de los franceses, frente a sólo un 21% de positivas. El hundimiento de Sarkozy en las encuestas empieza a ser banal.

    Purchase

    Lo peor para el presidente francés es que el desapego empieza a calar en las propias filas de la derecha, como puso de manifiesto la altísima abstención de sus votantes en las elecciones regionales de marzo, catastróficas para la UMP. El sondeo de TNS Sofres confirma esta tendencia, al constatar que las opiniones negativas son del 38% entre los votantes conservadores y del 28% entre los simpatizantes de la UMP.

    El malestar y la inquietud de los parlamentarios del partido gubernamental se expresa cada vez más explicitamente y hay quien osa incluso preguntarse sobre la conveniencia de que Sarkozy repita como candidato en 2012, mientras los ex primeros ministros de la derecha se permiten criticar al presidente: así, Dominique de Villepin – que prepara un partido para combatirle-,Jean-Pierre Raffarin o Alain Juppé.

    La crisis económica no es en absoluto ajena a este estado de cosas. Pese a resistir mejor que otros países de la UE, Francia presenta sin embargo un paro todavía al alza y un endeudamiento público preocupante, mientras la ansiada recuperación avanza tímidamente. La situación económica y social es un gran e inesperado lastre para Sarkozy, pero no explica por sí sola sus problemas.

    El presidente francés prometió la «ruptura», pero sólo lo ha cumplido a medias. Muchas reformas se han iniciado en estos tres años, pero ninguna verdaderamente de gran calado – ahora vendrá la más importante, la de las pensiones-y sus resultados son más bien magros. El lema «trabajar más para ganar más» ha sido destrozado por la crisis, la gran revolución ecológica ha quedado finalmente desleida y la seguridad – el tema preferido de Sarkozy-se ha degradado en los últimos meses. Los grandes discursos de firmeza, ya sea contra el burka o la inmigración ilegal, no consiguen ya revitalizar a una audiencia cansada de palabras.

    La auténtica ruptura de Sarkozy ha sido en el modo de gobernar – omnipresente, omnipotente-y en el estilo desenvuelto de ejercer el cargo. La desacralización de la presidencia de la República no es, sin embargo, del gusto de los franceses, a quienes irrita sobremanera. La eficaz presidencia de la UE en el segundo semestre del 2008, en que Sarkozy se erigió en líder mundial contra la crisis, rehabilitó un tanto su figura. Pero de nuevo los asuntos personales – la promoción política de su hijo Jean, la chusca historia de los rumores sobre infidelidades conyugales-han dado al traste con su imagen. Sarkozy confía ahora en la futura presidencia del G-20, en el 2011, y a través de su entorno ha transmitido – otra vez-su intención de cambiar de estilo. Y van…

    Purchase

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores