• Noticias maquetadas 27.04.2010

    AJUSTE DE CUENTAS

    Purchase

    JOHN MÜLLER

    Credibilidad de los rescatadores

    Pills

    Purchase

    Los 45.000 millones de euros que la Eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han prometido reunir para sofocar la crisis griega sólo serán un alivio temporal. La mayoría de los expertos coinciden en que o esos fondos son seguidos por más dinero fresco o el Gobierno de Giorgos Papandreu no tiene margen para evitar la suspensión de pagos.

    Llevamos cuatro meses desde que se destapó la grave situación de Grecia y la gestión de la crisis no ha podido ser más lenta y desacertada. Cada vez que hemos creído que Europa había conjurado la situación, los mercados se han encargado de desmentirlo a los pocos días u horas.

    Pills Pills Pills

    A la canciller Angela Merkel se le atribuyen la mayoría de los obstáculos para soltar un manguerazo que rescatara a Grecia. Pero eso no significa que todas sus objeciones hayan sido irracionales o estuvieran teñidas por el mismo sensacionalismo con el que la prensa alemana ha tratado la crisis griega.

    Primero, asistimos durante varias semanas a un debate donde un falso orgullo europeo se opuso a que el FMI formara parte de la solución. Finalmente recobramos el sentido común y se acordó la participación del Fondo en la operación de ayuda a Grecia. El argumento más lógico y devastador fue: ¿si el FMI ya no puede participar en el salvamento de cualquier país del euro, qué sentido tiene seguir siendo miembro del mismo?

    pamelor cost

    Ahora, cuando ya se ha constituido -a trancas y barrancas- el fondo de 45.000 millones, donde España aportará 3.673 millones, descubrimos que este dinero apenas servirá para mantener a flote las finanzas griegas durante un año. Grecia adeuda más de 300.000 millones de euros y en los próximos tres años afronta vencimientos por 150.000 millones. Claramente, si no hay una operación de reestructuración de su deuda, cualquier paquete de ayuda financiera será insuficiente. Todo esto debería haber quedado meridianamente claro en las conversaciones previas, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de la deuda griega está en manos de bancos alemanes y franceses.

    Y ya que mencionamos la reestructuración de la deuda griega, bien haríamos en mirar el perfil de nuestra propia deuda donde hemos acumulado vencimientos para este curso de nada menos que 120.000 millones. Todo ello debido a nuestra política de financiarnos a corto (¿de dónde pensábamos sacar ingresos para cubrir esas cantidades?) en lugar de estructurar una deuda equilibrada.

    Pero otro asunto que no ha sido aclarado es cómo llegará el FMI a completar los 15.000 millones que, teóricamente, debería aportar a la operación de rescate. Si nos ceñimos a los derechos de giro de Grecia, el Fondo apenas debería poner a su disposición una línea de 2.000 millones de dólares al año.

    Como se ve, no es sólo la falta de credibilidad de las estadísticas griegas (hace menos de una semana, Bruselas volvió a corregir la cifra del déficit y la situó en el 13,6% del PIB desde el 12,7% anterior) o de su plan de lucha contra el desequilibrio de sus cuentas la que está empeorando la crisis helena, sino la falta de seriedad y concreción del propio plan de rescate diseñado por sus socios europeos.

    john.muller@elmundo.es

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

abril 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Artículos anteriores