• Noticias maquetadas 22.04.2010

    La cuestión catalana Purchase Pills

    Los grupos catalanes frenan su primer frente en Madrid a la espera del PSC

    Zapatero sigue sin tomar ninguna iniciativa escudándose en la falta de consenso con el PP

    LUIS IZQUIERDO CRISTINA SEN – Madrid / Barcelona

    CiU, ERC e ICV tuvieron que rebajar ayer la sexta marcha que pusieron en el Congreso de los Diputados. El presidente del grupo nacionalista, Josep Antoni Duran Lleida, empezó a mover los hilos para presentar con la máxima celeridad posible – es decir, hoy mismo-una proposición de modificación de la ley del Tribunal Constitucional para que sus miembros no puedan seguir ejerciendo seis meses después de haber concluido su mandato con la intención de que la votasen los diputados catalanes. Republicanos y ecosocialistas estaban dispuestos a sumarse, pero el PSC lo consideró y se desentendió con la mirada puesta en el PSOE. Pocas horas después, CiU frenaba su iniciativa para facilitar la incorporación de los socialistas.

    El president Montilla ya ha dicho que no apoyará ninguna iniciativa que no esté previamente pactada en Catalunya. El objetivo socialista es lograr una resolución conjunta en el Parlament el miércoles que como máximo exija la renovación del TC, que es lo que podría asumir el PSOE. Para no romper la unidad Duran accedió a posponer su iniciativa hasta el próximo jueves.

    De hecho, el tripartito y CiU están negociando para intentar tener una iniciativa lista mañana, Diada de Sant Jordi, lo que daría una imagen de unidad en Catalunya. Socialistas y nacionalistas estarían dispuestos a comprometerse en que el siguiente paso será llevar una petición al Congreso.

    El PSC está midiendo sus pasos para lograr una actuación conjunta en Barcelona y después llevar a Madrid una posición pactada, pero con el objetivo de que esta pueda ser apoyada por el PSOE. El PSC no tiene ninguna intención de romper la unidad de voto en el grupo socialista en el Congreso, una hipótesis que sólo se plantearía si el PSOE se negase a aceptar que la renovación del TC es necesaria. Ayer, el ministro José Blanco rectificó su aseveración del pasado lunes, cuando se alineó sin ambages con Rajoy. Lo hizo en Girona. Si el lunes no se podía «cambiar el árbitro a medio partido», ayer en el feudo del conseller Nadal la renovación del TC era urgente y toda la culpa era del PP.

    Purchase online Purchase

    La dirección de CiU en Madrid había puesto sólidas bases a su estrategia de ayer. El diputado Pere Macias logró sin dificultad que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, arrojase todas las culpas de la situación sobre el tejado del PP. Fernández de la Vega aludió a los populares como quienes se dedican a «la estrategia de poner palos en el consenso».

    Después tenía que llegar la proposición de ley firmada por una mayoría de los diputados catalanes – excluidos por cuestiones obvias los del PP-.Incluso se había escogido la fórmula de que fuese firmada por 15 diputados, en lugar de la habitual que exige la rúbrica de dos grupos parlamentarios.

    Algunos hasta pensaron que la tibieza con que Rodríguez Zapatero había respondido en el control parlamentario al diputado de ICV Joan Herrera podría empujar a los socialistas catalanes a firmar. El presidente del Gobierno se había limitado en su respuesta a defender al Constitucional como institución y a asumir la responsabilidad por la impresentable tardanza en la renovación de parte de sus miembros.

    Buy

    Zapatero concluía su respuesta dejando sobre la mesa la imposibilidad de renovar a los magistrados del TC sin el acuerdo de las tres quintas partes de la Cámara. Y a ese argumento se aferraron los diputados del PSC en Madrid. Su coordinador, Francesc Vallès, explicaba que de nada servirá obligar a dejar el cargo a los miembros del TC cuyo mandato ha expirado, pues elegir a sus sucesores seguirá requiriendo el voto de 210 diputados, lo que precisa necesariamente los votos del PP. El president Montilla, que todavía no ha tomado ninguna iniciativa concreta, criticó las de los demás porque le complican la vida. «Están más pendientes de poner una cuña entre los socialistas, que de defender el Estatut».

    online

    Vallès recibió la proposición de ley a primera hora de la tarde y respondió: «Montilla marca los tiempos». Esa es la consigna del PSC en Madrid, aunque en el grupo parlamentario a nadie le pasa por la cabeza que el PSC acepte nada que propongan CiU, ERC e ICV sin tener garantizado previamente el plácet del PSOE. «¿Alguien se imagina a Carme Chacón votando contra Zapatero?», preguntó una periodista de la capital que intentaba aclararse.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

abril 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Artículos anteriores