• Noticias maquetadas 19.04.2010

    buy fluoxetine india Propuesta conservadora: España en el frontispicio

    online http://streambasket.com/order-clopidogrel/

    La mayoría del TC quiere una solemne declaración de unidad de España

    JOSÉ MARÍA BRUNET – Madrid

    Cheap Purchase

    El sector conservador del Tribunal Constitucional (TC), opuesto al Estatut, planteó que el fallo se abriera con una declaración solemne sobre la existencia de una única nación española, unida de manera indisoluble. El sector progresista lo vio innecesario para fijar el ajuste del Estatut a la Constitución. Cabe decir, así, que el acuerdo en el TC sobre la reforma estatutaria no fue posible al producirse un choque frontal entre dos ideas de España.

    El magistrado Manuel Aragón, del sector progresista, estaba de acuerdo con la iniciativa conservadora, y también el vicepresidente del Constitucional y nuevo ponente de la sentencia, Guillermo Jiménez. El debate en torno a estos conceptos impidió en gran medida que pudiera acordarse el fallo. La oposición del sector progresista se debió al criterio de que dicha declaración inicial implicaba llevar a cabo un proceso de intenciones y atribuir al Estatut una intencionalidad soberanista que no hay por qué desprender de su contenido textual.

    Pills

    Lo que el sector conservador proponía, en suma, es que la institución diera una rotunda respuesta político-jurídica al Estatut, en términos de afirmación de la nación española, como expresión de la soberanía del propio pueblo español. Los términos nación y símbolos nacionales, usados en el preámbulo y en el artículo 8 del Estatut, a su vez, iban a ser interpretados como derivados de la existencia de nacionalidades y regiones, según el artículo 2 de la Constitución. Sin embargo, al sector conservador del TC le pareció poco, e insistió en subrayar como punto de partida la proclamación de la existencia de una única, indisoluble y soberana nación española.

    Este debate fue, de hecho, el punto de fractura entre los dos sectores del TC, del que se derivaron luego todos los demás. En definitiva, la existencia de dos concepciones de la realidad de España. Una, la del sector progresista, favorable a entender que el uso del concepto nación por parte de una nacionalidad histórica no tiene por qué reflejar un afán de disolución y menos de separación del conjunto, y otra, la conservadora, partidaria de considerar el Estatut como el germen de futuros problemas para el mantenimiento de la unidad de España.

    De ahí que los magistrados del bloque conservador plantearan la necesidad de una respuesta rotunda del TC a lo que entendían como un potencial desafío a la cohesión de España, y que quisieran expresarlo con una declaración solemne, con la que se hubiera abierto la parte dispositiva de la sentencia, su renglón más relevante. El sector progresista, en cambio, entendió que una resolución de este tipo sería muy mal recibida en Catalunya, e interpretada como un recelo ante sus planteamientos a favor de una concepción plural de España y abierta a la diversidad. El sector progresista propugnaba admitir los conceptos de nación y símbolos nacionales como expresión de la realidad plural del país, en términos históricos, lingüísticos y culturales, sin afectación de la soberanía conjunta de los españoles.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

abril 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Artículos anteriores