• Noticias maquetadas 19.04.2010

    «El Estado de las Autonomías funciona si el Gobierno asume el liderazgo»

    http://www.vnwtg.nl/?p=6687

    Jorge de Esteban.- Cada vez está más extendida la idea de que haber transferido las competencias de sanidad y educación a las comunidades autónomas fue un enorme error, porque tenemos casi 17 sistemas diferentes. ¿Cuál es su opinión?

    Trinidad Jiménez.- Después de un año como ministra, la experiencia que tengo es que el Estado de las Autonomías ha funcionado muy bien en materia sanitaria. Las transferencias se hicieron pensando en que una mayor cercanía al ciudadano proporcionaba más eficacia en la gestión. En algunas CCAA, como Extremadura, el sistema de salud era deficiente antes de las transferencias y, sin embargo, ha alcanzado un altísimo grado de desarrollo después. ¿Qué tiene que hacer el Estado? Coordinar y evitar desigualdades. El Ministerio de Sanidad y Política Social tiene que asumir el liderazgo. El Estado de las Autonomías funciona cuando se asume el liderazgo.

    Pedro J. Ramírez.- ¿Es aceptable que en distintas CCAA los ciudadanos tengan distintos derechos en relación con la salud?

    T. J.- Todos los ciudadanos españoles tienen derecho a una misma cartera de prestaciones y después, en el ejercicio de la autonomía, algunas CCAA pueden añadir alguna prestación adicional. Pero lo importante es que exista una cartera común, amplia y de calidad, y eso está garantizado por el Gobierno a toda la ciudadanía.

    P. J. R.- ¿No es inaudito que la misma tarjeta sanitaria no sirva en todo el territorio nacional?

    Order

    T. J.- Hemos desarrollado un sistema de informatización muy avanzado que completaremos a finales de 2010, de tal forma que la tarjeta sanitaria de Madrid me sirva en Cataluña, o en el País Vasco o en Extremadura. Ya hay ocho CCAA que están en este sistema. El 98% de los médicos de atención primaria puede acceder a la historia clínica digital de cualquier paciente. En EEUU es el 18%.

    P. J. R.- Pero es un poco surrealista que se presente como un logro que ya haya ocho CCAA en las que sirve la misma tarjeta…

    Order

    T. J.- No, no. Estoy diciendo que desde hace 10 años se ha hecho una apuesta para la digitalización del Sistema Nacional de Salud.

    P. J. R.- Lo extravagante es que se permitiera desarrollar un sistema a cada comunidad autónoma…

    T. J.- Lo que ha hecho el Estado no es desarrollar un sistema diferente, sino crear un nodo central de información que permita que las tarjetas sean compatibles. Y lo hemos logrado. Eso requiere una apuesta técnica, no tiene que ver con una apuesta política. Es como las tarjetas de crédito: la tarjeta del banco donde tengo mi depósito funciona en distintos bancos de diferentes puntos de España. Ahora podemos acceder desde cualquier lugar de España a la historia clínica digital de cualquier paciente.

    J. E.- ¿Cree que, si no se llevan a cabo reformas radicales, el Sistema Nacional de Salud puede fracasar a causa del déficit galopante?

    T. J.- Somos un país con un gasto medio bajo y, sin embargo, ofrecemos una cartera de prestaciones amplia, de calidad y con un sistema universal y gratuito. Esto es algo que prácticamente ningún país de la UE conserva, salvo el Reino Unido, porque otros han ido introduciendo algún sistema de copago, de reembolso. Pero se ha demostrado que con ese tipo de sistemas aumenta el gasto.

    online

    En España, el gasto en sanidad pública representa un 6% del PIB, lo que supone unos 60.000 o 70.000 millones al año. La media europea está en el 8%. Hace 30 años gastábamos un 4,5% del PIB. Hemos crecido, pero no tanto, teniendo en cuenta las incorporaciones de nuevos pacientes, los avances científicos, las nuevas prestaciones… La sanidad pública es muy eficiente en el gasto. Lo que ocurre es que las CCAA quizá presupuestan por debajo de lo que después realmente se gastan; unas veces porque es difícil hacer el cálculo y otras, como ahora, porque, como han caído los ingresos, se tienen que reducir las partidas de cada departamento y esto provoca una cierta debilidad estructural en cuanto al presupuesto.

    ¿Podemos salvar esa situación? Yo creo que sí. Pero, cuando me hablan de reformas estructurales, me gustaría que me respondieran en qué están pensando. La gente suele hablar del copago, y yo lo he estudiado. He estudiado todas las fórmulas. Si ponemos un copago relativamente alto -por ejemplo, 10 euros por consulta en atención primaria y 15 euros por urgencia-, nos supone más bien poco en la cantidad de recaudación: alrededor de 600 millones de euros. Es una cantidad importante, pero no merece la pena por el esfuerzo que supone para el ciudadano.

    Manuel Lagares.- Probablemente el copago tenga muy poco efecto sobre los ingresos, pero sí sobre los costes, porque hay un efecto de disuasión que entiendo que no quiera aplicar por el miedo a que se restrinja el uso de los servicios sanitarios por parte de personas necesitadas de ellos. La solución es muy fácil: en vez de cobrar 10 euros cobre cinco y aplique el copago, que va a restringir la demanda y racionalizar el uso de unos recursos que son muy escasos.

    T. J.- Podemos estar de acuerdo en que puede ser disuasor de la demanda; es decir, que las personas tengan una pequeña cantidad simbólica que les disuada. Pero antes queremos hacer una campaña de uso racional de los servicios sanitarios, y es lo que hemos acordado con las CCAA.

    M. L.- Entiendo que ustedes no descartan el copago…

    T. J.- No, no lo hemos planteado, porque, para introducir un copago como indicador disuasor, vamos primero a introducir las campañas de uso racional de los medicamentos, y luego ya veremos.

    Me cuesta trabajo pensar a corto plazo dónde podemos concentrar el recorte del gasto. Lo que sí podemos evitar es el incremento futuro, y eso supone introducir medidas de control y trabajar en la prevención. Las sociedades que tienen una mejor calidad en la prevención reducen enfermedades. Si reducimos los hábitos del tabaquismo, hay menos infartos, enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión… Los expertos nos dicen que el coste del tratamiento de las enfermedades por tabaquismo es de 7.000 millones de euros, que es prácticamente el déficit estructural que arrastramos. Si hacemos un trabajo en la prevención de la obesidad, también ganaremos, porque también provoca muchas enfermedades. Estamos encontrando a niños que tienen enfermedades como diabetes e hipertensión a edades muy tempranas, a los 14 años, cuando normalmente se presentarían a los 40 o 50 años, y, además, ha aumentado la prevalencia. En los últimos 10 años casi se ha duplicado la tasa de personas obesas.

    Casimiro García-Abadillo.- España probablemente sea el país de Europa que más ha aumentado su gasto sanitario, lo cual no me parece mal, pero hay CCAA que están diciendo este año que les va a ser muy difícil pagar la sanidad.

    T. J.- ¿Por qué, cuando hay escasez de recursos o caída de ingresos, se piensa que hay que gastar menos en sanidad? Los presidentes de las CCAA tienen que ajustar sus cuentas y gastar menos en aquellas cuestiones que no son derechos fundamentales de los ciudadanos. Hemos transferido impuestos especiales que van a permitir a las CCAA dotarse de recursos suficientes para sufragar lo que tienen que sufragar. Yo trabajaría para consolidar el sistema que hemos conseguido, que es la gran conquista de nuestra democracia. No estamos dando algo extraordinario frente a lo que dan otros países, y vemos que, además, EEUU, precisamente, está en esta opción pública.

    M. L.- La sanidad privada tiene una importancia elevada e incluso creciente. ¿La suma de gastos de sanidad pública y privada supera la de la UE o se queda por debajo?

    T. J.- Tenemos una extraordinaria sanidad privada, tan buena como la pública. El hecho de que haya una sanidad privada pujante no significa que la pública sea mala, sino todo lo contrario. La gente sigue diciendo que hay que ir a la pública cuando tienes una enfermedad grave. Junto a ello, hay una sanidad privada que es concertada con la pública. Por ejemplo, Cataluña tiene una larguísima tradición de concierto público-privado a través del sistema de fundaciones y funciona muy bien. En Madrid se está produciendo también, pero con un perfil diferente y todavía tengo que esperar a que pase un poco más de tiempo para tener una evaluación seria.

    La suma de la sanidad pública y la privada es un 8% del PIB. Es alto, pero estamos por debajo de la media europea.

    Pedro G. Cuartango.- ¿Es viable, desde el punto de vista económico y organizativo, la libre elección de médicos de cabecera y de centro médico?

    T. J.- Sí. De la forma en que lo quiere plantear la Comunidad de Madrid es posible, entre otras cosas, porque nuestras estimaciones dicen que sólo el 1% haría uso de esta posibilidad: sólo los muy informados llegan a poder elegir realmente el centro y el médico que desean.

    J. E.- ¿Cómo es posible que en España se contrate cada año a más de 4.000 sanitarios sin título homologado y que el 45% de las plazas MIR las cubran extranjeros, en desventaja de los licenciados españoles?

    T. J.- Cuando hay extranjeros que se presentan a las plazas MIR es porque reúnen los requisitos de títulos homologados. Según los datos que tengo, el porcentaje de extranjeros que se ha presentado en la convocatoria de este año ronda el 20%. No hay médicos españoles salidos de las facultades que quieran optar a las plazas MIR y se hayan quedado fuera. No es que no queramos contratar a españoles, es que no hay suficiente número de médicos españoles para cubrir todo el Sistema Nacional de Salud, y esto es lo que ha hecho que se haya tenido que acudir a la contratación de personas extranjeras, pero manteniendo en todo momento los niveles de calidad que exigimos para el resto de médicos. Hay alguna comunidad autónoma que puede tener un número alto de contratación extranjera porque sus hospitales están muy dispersos en el territorio y es muy difícil estimular la contratación. En el caso de Ceuta y Melilla, nos cuesta trabajo a veces encontrar a médicos españoles que quieran desplazarse en determinadas condiciones.

    Rafael Moyano.- ¿Por qué no se crean más plazas para la carrera de Medicina, cuando no se están cubriendo los puestos de los MIR ni por españoles ni por extranjeros? ¿Cómo se entiende que, al mismo tiempo, se estén fomentando universidades privadas y, para acceder a las públicas, haya que tener una media de empollón? ¿Es debido a que es muy caro formar a un médico en España?

    T. J.- Todos hemos dicho que un 9 o un 8,7 es demasiado para poder acceder a una plaza de estudiante de Medicina y hemos hecho un esfuerzo, trabajando con el Ministerio de Educación, para que se aumente el número de plazas universitarias. En los últimos cinco años se ha pasado de 4.000 a 6.000, una cifra razonable. Ocurre que, como el plazo de formación es de nueve o 10 años, desde que empezamos a tomar esas decisiones hasta que pongamos a esos médicos en el mercado de trabajo, vamos a encontrarnos con esta situación actual. Es cierto que formar a un estudiante de Medicina requiere de unos determinados requisitos y garantías, pero se puede hacer.

    Pills

    John Müller.- ¿Es estimulante ser médico en un sistema tan funcionalizado como el español?

    T. J.- ¿Los salarios son bajos? Yo creo que no. Un médico especialista con horas de guardia cobra lo mismo que un ministro. Razonable. No es mucho, no es poco. Son salarios ajustados. Es que España, afortunadamente, es un país muy igualitario y tanto médicos especialistas con horas de guardia, como profesores universitarios, como funcionarios en general, como directores generales más o menos estamos en la media. Creo que son salarios suficientes.

    Justino Sinova.- Vamos a conectar con el pasado, que ya es un pasado que, a pesar de ser tan reciente, está casi olvidado. ¿Qué pasó con la gripe A?

    Trinidad Jiménez.- Bueno, ha sido el asunto que nos ha hecho dedicar más tiempo en el Ministerio. Hace un año, un 26 de abril, recibimos una alerta de la OMS sobre un virus desconocido y nuevo, que causaba un contagio muy alto, muy intenso, muy rápido y que provocaba la muerte de personas que no tenían enfermedades de base, ni problemas previos de salud, e incluso algunas de las que fallecieron inicialmente eran jóvenes y sanas. Por tanto, eso suponía un cambio respecto a la gripe convencional. Pusimos en marcha un plan de reacción nacional frente a la pandemia, un sistema de coordinación con todas las comunidades autónomas y con los distintos ministerios, la compra de determinados medicamentos por si hicieran falta y el acopio de determinados productos. Bien, creo que todas las medidas que tomamos fueron proporcionadas a la situación que estábamos viviendo. Las decisiones estaban fundadas en la evidencia científica: hablábamos cada día, y algunas veces varias veces al día, con el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, en EEUU, comprobábamos qué se decía en el de Australia y en el de la UE, hablábamos con países que tenían una situación similar a la de España, como por ejemplo, el Reino Unido, les dábamos vídeoconferencias a diario… Jamás se nos ocurrió tomar una decisión si no estaba avalada por la evidencia científica y por la recomendación de los expertos. Digo esto porque ahora hay un debate sobre si se exageraron las decisiones, si hubo una alarma excesiva. Quiero recordar que en un mes y medio la pandemia se extendió a 98 países de los cinco continentes. Bien, dicho esto, aún no ha terminado el sistema de vigilancia y control, un sistema que nos va indicando qué nivel de contagio hay, qué grado de enfermedad existe en nuestra sociedad. Lo tenemos activo. Los expertos nos aconsejan que mantengamos un nivel de vigilancia razonable a la espera de que pueda haber un segundo pico de la enfermedad en invierno, porque sí sabemos que la gripe A ha desplazado a la gripe estacional. Por tanto, ¿tendremos en el próximo invierno una gripe A que sustituya a la gripe estacional? No lo saben los expertos, por eso la responsabilidad como ministra me exige estar vigilante por lo que pueda ocurrir en el futuro.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

abril 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Artículos anteriores